Siamés Tradicional

Siamés

Siamés Tradicional | Tailandia | Familia oriental y siamés

TAMAÑO MEDIO.

PESO: machos de 3´5 a 5´5 kg. | hembras de 2´5 a 3 kg.

ESPERANZA DE VIDA: de 12 a 18 años.


  TEMPERAMENTO:

Por lo general los gatos siameses son animales con una gran personalidad y fuerte temperamento. Inteligentes, observadores, activos y juguetones , nunca cesarán de enredar a no ser que sea para reponer fuerzas y volver a la carga.

Su inteligencia y capacidad de observar hacen que parezca que siempre se anteponen a nuestras decisiones y deseos, lo que unido a su gran fidelidad lo convierten en un compañero ideal.


Es una de las pocas razas capaz de comunicarse con el humano mediante maullidos, empleando multitud de tonos diferentes y convirtiéndose en todo un vocalizador profesional, con sonidos muy semejantes al lenguaje humano.

  ATRIBUTOS:

ACTIVIDAD:
8 / 10
DOCILIDAD:
4 / 10
AFECTO:
9 / 10
NECESIDADES DE ASEO:
5 / 10
INTELIGENCIA:
10 / 10

  SALUD Y CUIDADOS ESPECÍFICOS:

Son animales que necesitan mucho cariño y atención, ya que disfrutan enormemente de la compañía humana, sobre todo de los pequeños de la casa, con los que puede pasar horas jugando.

El Siamés no soporta largos periodos de soledad, por lo que no es una mascota recomendable para aquellas personas que se ausenten demasiado tiempo, a no ser, claro está, que den a su siamés la compañía de otro gato con el que divertirse.

Se trata de una raza que no necesita demasiados cuidados ya que goza de una buena salud general. Sin embargo, es susceptible a algunas patologías entre las que destacan la amiloidosis hepática, la miocardiopatía hipertrófica, problemas degenerativos tales como la gran acumulación de sarro en sus piezas dentales, o un desgaste en la retina, que, en algunas ocasiones puede presentar estrabismo.

En lo referente a su alimentación, es importante que pueda comer alimento seco equilibrado apto para gatos domésticos. Es un animal que dosifica muy bien su alimentación.

HISTORIA:

Los orígenes del gato Siamés son imprecisos, aunque hay antecedentes que en Siam (ahora Tailandia), estos animales convivieron con el rey y su familia, siendo ejemplares exclusivos de la realeza.

Este privilegio se debe a que le concedían un carácter puro, ya que al nacer esta especie es de color blanco el color sagrado en Siam. El siamés tradicional o Thai, por su parte, es una variedad dentro de la misma raza siamés proveniente de Tailandia y equivalente al siamés antiguo o siamés ancestral, que dio origen a través de planes genéticos al Siamés Moderno.

Si bien comparte algunas características con el siamés moderno (por ejemplo, el patrón de coloración o acromelanismo) se diferencia de éste por sus formas redondeadas. Así, el Thai presenta un cuerpo más compacto y redondo, cabeza con mejillas llenas y redondeadas, hocico más corto, orejas de inserción alta pero no enormes, ojos alargados (no totalmente oblicuos) celestes o azules, cola más corta a mediana y generalmente con punta más redondeada y más gruesa.

Los colores aceptados son los mismos que para el siamés moderno. Uno de los gatos que se cree originario de Thailandia es el Si-Sawat, o Korat. Es un gato de color plateado, con ojos verdes; actualmente muchos creen que el Blue Point actual proviene de este antecesor.

Actualmente, organizaciones internacionales felinas tales como TICA (The International Cat Association), WCF (World Cat Federation) y la Asociación Cubana de Aficionados a los Gatos (ACAG) reconocen al siamés tradicional como una nueva raza denominada thai y, en consecuencia, con un estándar propio y diferente al del siamés moderno.

Los gatos siameses son cada vez apreciados por su belleza, personalidad y encanto, unidos a su natural distinción, que hacen que sus exhibiciones constituyan todo un espectáculo. Un animal de tales características exige un comportamiento acorde a la hora de adoptar uno.

  FOTOS:



  ASPECTO GENERAL:

El Siamés Tradicional o Gato Thai es un animal de tamaño medio, compacto, musculoso, pero sin ser excesivamente exagerado. Su apariencia es la de un gato elegante, con formas redondeadas, todo lo contrario que el siamés moderno.

La cabeza tiene forma triangular (cuneiforme) con contornos redondeados. Las orejas poseen un tamaño medio, su inserción es alta y se encuentran bien separadas entre sí; la base ancha y las puntas ligeramente redondeadas; son llevadas verticales (erectas). Los ojos son grandes, oblicuos (la parte superior del párpado es almendrada y la inferior redondeada) y muy expresivos; su color es siempre de un azul intenso o celeste. Su hocico es pequeño y ovalado. Los pómulos (mejillas) están llenos. La mandíbula (mentón) es fuerte y chata.

La cola tiene una longitud mediana. Algo gruesa en la base se va afinando sutilmente hasta llegar a una punta cónica. Es llevada con soltura y naturalidad, pero nunca en forma de «látigo» como sus primos los gatos orientales.

El manto del Siamés Tradicional es corto, liso y lustroso, de textura sedosa. Muy denso para conseguir una mejor adaptación a las condiciones climatológicas. Sin subcapas de pelo.

El color del pelaje más común en esta raza de gato es marrón claro con tonos crema. Muestra zonas de tonos más oscuros como hocico, orejas, máscara y patas. Se acepta toda la paleta de colores que incluye: blue point (gris oscuro), chocolate point (marrón claro), cream point (naranja claro o crema), lilac point (gris claro), red point (naranja oscuro), seal point (marrón oscuro) y tabby point. Y variedades: seal (sólido) y tortie (manchado).

El Siamés Tradicional, siamés moderno y el snowshoe (gato de raquetas de nieve) son tres razas muy similares pero diferenciadas por pequeñas peculiaridades. El siamés moderno es más esbelto, sus orejas están algo inclinadas y su hocico es un poco más grande que el de su pariente el Siamés Tradicional.

La única disparidad del snowshoe es la presencia del color blanco en sus cuatro patas, formándoles unas "botas blancas".