Pastor Garafiano

Pastor Garafiano | España | Perros de pastor

TAMAÑO GRANDE: machos de 57 a 67 cm. | hembras de 55 a 62 cm.

PESO: machos de 28 a 35 kg. | hembras de 24 a 30 kg.

ESPERANZA DE VIDA: de 11 a 13 años.


  TEMPERAMENTO:

Carácter dócil y seguro de sí mismo. Su aptitud principal es el pastoreo, lo que aprende fácilmente si se encuentra en el medio adecuado. De gran inteligencia, temperamento sumiso y deseoso de complacer a su amo, asimila y destaca en cualquier tipo de actividad para la que se adiestre, sea esta de servicio, deporte o guarda.

 ... 
 

Suele recibir a su dueño o extraños que le acompañen con una actitud típica: ladridos sueltos al tiempo que mueve la cola, pliega las orejas y gira ligeramente la cabeza con la boca levemente abierta, de forma que parece sonreír. Por su carácter y belleza es un excelente perro de compañía.

  ATRIBUTOS:

ADIESTRABILIDAD:
9 / 10
PERRO GUARDIÁN:
9 / 10
INTELIGENCIA:
9 / 10
AMIGO DE LOS GATOS:
7 / 10
BUENO CON LOS NIÑOS:
9 / 10

  SALUD Y CUIDADOS ESPECÍFICOS:

Esta raza es muy saludable, lo unico que necesita es: un cepillado para quitar el pelo muerto y un baño si está sucio.

El Perro de Pastor Garafiano necesita grandes espacios para descargar la necesidad de hacer ejercicio físico diario. No es un perro adecuado para vivir dentro de casa pero es muy adaptable y puede llegar a acostumbrarse a la vida de interior.

HISTORIA:

Desde sus orígenes ha estado ligado al pastoreo, actividad para la que muestra especial aptitud, aunque en la actualidad ha cobrado gran importancia como animal de compañía.

Durante cierto tiempo, esta raza estuvo al borde de su desaparición debido al mestizaje con otras razas de perro. Los sucesivos cruces, especialmente a partir de los años 60 del siglo XX con otras razas de perros pastores, evidenciaban la necesidad de trabajar por su recuperación y selección a partir de los pocos ejemplares puros de la raza que conservaban los pastores de la isla. Para evitar esta desaparición se creó el grupo de trabajo para la recuperación del pastor garafiano, que pasaría a convertirse en la asociación española del perro pastor garafiano. Entre los objetivos de la asociación se encuentra la elaboración de censos, la creación de núcleos de reproducción, la participación en muestras y ferias caninas, etc.

La raza ha sido presentada en las muestras de razas autóctonas que se han celebrado en Canarias, así como en las exposiciones internacionales celebradas en Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria. El departamento de etnología de la facultad de veterinaria de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria ha llevado a cabo varios estudios sobre la raza, que fueron presentados en el Simpósium de razas autóctonas celebrado en Córdoba en marzo de 1992.

El futuro de la raza parece halagüeño debido al creciente interés por estos animales, no sólo por parte de los pastores sino también de personas que buscan un animal de compañía.

La raza fue reconocida oficialmente por la Real Sociedad Canina de España en 2003

  FOTOS:



  ASPECTO GENERAL:

Lupoide, mediolíneo o moderadamente longilíneo, eumétrico, de tamaño mediano a grande, grupa ligeramente más alta que la cruz, cuello más bien corto y cabeza pequeña con relación al cuerpo. Carácter dócil, seguro de sí mismo. Suele recibir a los extraños con una actitud típica: ladridos sueltos, al tiempo que pliega las orejas, mueve la cola y gira ligeramente la cabeza mostrando la comisura de los labios. De apariencia tranquila y reposada, se muestra muy activo cuando está trabajando. La aptitud fundamental es el pastoreo, aunque asimila cualquier tipo de adiestramiento, incluso guarda. Constituye un adecuado perro de compañía.

Su pelaje es abundante, más o menos largo, de textura suave en unos casos y algo áspero en otros, acumulado principalmente en la base de las orejas, cuello, faldones, cola, arista posterior de las patas delanteras y entre los dedos. Liso en el hocico, frente, parte anterior de las patas delanteras y en las traseras, del corvejón hacia abajo.

Los colores de sus capa son leonado o alobado, en sus diferentes matices. Los leonados muy claros se confunden con el color barquillo. Excepcionalmente se puede presentar algún ejemplar melánico. Los cachorros nacen pardos, color que cambia al llegar a adultos, y en algunos aparecen pelos o pequeñas manchas blancas en el pecho, dedos o punta de la cola que suelen desaparecer al crecer.