Mudi

Mudi | Hungría | Perros de pastor

Existen seis variedades de Mudi:

Bayo

Negro

Blue Merle

Colores Cenicientos

Marrón

Blanco

TAMAÑO MEDIANO: machos de 41 a 47 cm. | hembras de 38 a 44 cm.

PESO: machos de 11 a 13 kg. | hembras de 8 a 11 kg.

ESPERANZA DE VIDA: de 13 a 14 años.


  TEMPERAMENTO:

Los Mudi tienen un temperamento estable que les permite ser excelentes mascotas y buenos perros guardianes. Son vivaces, valientes y muy inteligentes. Gozan de una capacidad de aprendizaje fuera de serie.

Suelen ser reservados con los extraños y se toman su tiempo antes de hacer nuevos amigos; sin embargo, no suelen ser perros agresivos; simplemente son cautelosos.


Aunque es una raza mucho menos popular que el Puli y el Komondor en su país de origen, sus dueños siempre reconocen su superioridad debido a su talento versátil y disposición siempre amable y trabajadora. Puede hacer las funciones de perro pastor o boyero y es un excelente perro de compañía y de defensa.

  ATRIBUTOS:

ADIESTRABILIDAD:
9 / 10
PERRO GUARDIÁN:
9.5 / 10
INTELIGENCIA:
9 / 10
AMIGO DE LOS GATOS:
8.5 / 10
BUENO CON LOS NIÑOS:
9 / 10

  SALUD Y CUIDADOS ESPECÍFICOS:

Esta raza es muy saludable, lo unico que necesita es: un peinado ocasional, un cepillado para quitar el pelo muerto y un baño si está sucio.

HISTORIA:

La raza surge entre los siglos XVIII y XIX a partir de cruces entre perros boyeros húngaros con perros alemanes de pastoreo con orejas erectas.

Al parecer, esta raza tiene relación filogenética con el Puli y el Pumi. Comparte ancestros con otras razas de perros de pastoreo alemanes que también fueron ascendentes del Pastor Alemán.

Hasta 1930 se clasificaba a todos los perros pastores húngaros de talla media en una sola categoría. En ese año, se separó al Mudi del Puli y el Pumi. Hoy en día esta raza es prácticamente desconocida, incluso en su país natal. Quienes conocen a los Mudi afirman que son perros con grandes cualidades que les permiten adaptarse muy bien a la vida moderna.

  FOTOS:



  ASPECTO GENERAL:

Los Mudi son de tamaño medio con cabeza en forma de cuña, sus orejas son erectas. La línea superior del cuerpo se inclina sensiblemente hacia atras. Su cabeza y las extremidades están recubiertas de pelo corto y liso. El resto del cuerpo tiene un pelaje un poco más largo, fuertemente ondulado hacia levemente rizado.

La cabeza del Mudi es sin lugar a dudas la porción más atractiva, ésta tiene forma de cuña y se estrecha hacia la trufa; cráneo y frente ligeramente abovedados. Sus ojos son estrechos, las comisuras tanto internas como externas son ligeramente puntiagudas, éstos están en posición algo oblicua, lo que le confiere un aspecto algo desafiante en la mirada. Los bordes de los párpados están bien apoyados sobre el globo ocular, tirantes y bien pigmentados.

Sus orejas erectas son de implantación alta. Se presentan como una V invertida; cubiertas con abundante pelo sobrepasando el borde externo de las orejas. La respuesta de las orejas a los estímulos en su movimiento es muy vivaz. Los Mudi pueden girar sus orejas independientemente una de la otra como si fuesen radares.

Su cuello es de Inserción algo alta; sin papada y sin una golilla marcada. En los machos puede darse a veces una pequeña melena muy poco desarrollada.

Su cola es de inserción a media altura. En reposo cuelga, con su tercio distal recogido casi hasta la horizontal. Durante el movimiento vivaz, la cola es llevada en forma de hoz por encima de la línea superior.

Su piel es firme, sin arrugas luciendo un pelo que presenta fuertes ondulaciones o es suavemente rizado y tupido. Su cabeza y cara anterior de las extremidades están recubiertas por un pelo corto, recto y liso. En algunas regiones se ven claramente remolinos y crestas encontrados. El pelaje alcanza su largo máximo en la cara posterior del antebrazo y del muslo.

El movimiento del Mudi es característico por su andar a pasitos cortos.