Lebrel Afgano

Lebrel Afgano

Lebrel Afgano | Afganistán | Lebreles

TAMAÑO GRANDE: machos de 68 a 74 cm. | hembras de 63 a 69 cm.

PESO: machos de 26 a 34 kg. | hembras de 26 a 34 kg.

ESPERANZA DE VIDA: de 12 a 14 años.


  TEMPERAMENTO:

El Lebrel Afgano es majestuoso, tranquilo, frecuentemente dominante, susceptible y poco demostrativo, no le gusta mucho que lo molesten. Estos canidos se muestran afectuosos, muy apegados a su amo, distantes y altaneros con los extraños. Debe ser educado con firmeza pero sin brusquedad.

Estos perros son especialmente intuitivos y gozan de un gran sentido de la iniciativa. Se dice que este canido es capaz de ver lo que hay en el interior de su amo.


Robusto, resistente, menos rápido que el Greyhound, en su país de origen este perro se utilizaba como guardián y para la caza del antílope, del lobo, del chacal, etc. En la India, la armada británica lo empleó como mensajero militar.

  ATRIBUTOS:

ADIESTRABILIDAD:
4 / 10
ADAPTABILIDAD:
10 / 10
INTELIGENCIA:
6 / 10
AMIGO DE LOS GATOS:
8 / 10
BUENO CON LOS NIÑOS:
10 / 10

  SALUD Y CUIDADOS ESPECÍFICOS:

Las anotaciones tomadas sobre la salud del Lebrel Afgano subrayan que puede verse afectado por una malformación de la articulación del codo o por la displasia de cadera.

Es muy sensible a los preparados químicos (como polvos antipulgas), a la anestesia, a los tranquilizantes y a la cortisona.

El mantenimiento del pelo del Lebrel Afgano es exigente. Un manto deshidratado tiende a anudarse. Si el pelo se anuda, es por un cuidado insuficiente o por utilizar una cosmética inadecuada.

En caso de descuido en el cuidado de su pelaje, es probable que su piel se encuentre al borde de la dermatitis. Cuando una piel no está correctamente hidratada, ¡pica!, y el perro se rasca. Esto se convierte en un círculo vicioso caótico.

El mantenimiento del pelo de las orejas tiene que ser de un 10. Esta parte del Afgano que tanto le caracteriza, suele ser el principal motivo de visitas al veterinario, por infecciones, espigas malditas, putrefacción de la parte baja de la piel que conlleva a un olor espantoso; para prevenir catástrofes de ésta índole es aconsejable que el perro disponga de un bebedero-comedero especial para perros de orejas largas.

HISTORIA:

El Lebrel Afgano fue descubierto por el mundo occidental en Afganistán y las regiones circundantes durante el siglo XIX.

Antiguamente se creía que el Lebrel Afgano existía en Egipto hace miles de años, con una segunda teoría de que la raza se desarrolló en las estepas de Asia. Las investigaciones aún no han aportado pruebas concluyentes que desmientan a una de estas dos especulaciones.

A medida que la raza se desarrolló en Afganistán, dos tipos distintos evolucionaron. Sabuesos de las regiones del sur y del oeste del desierto, ambos de color claro y disperso en la capa externa, y los perros de las regiones del norte que eran más compactos en su estructura y de colores más oscuros. La primera ilustración hecha de un Lebrel Afgano es del año 1813.

En el año 1880, cuando finalizó la guerra entre afganos y británicos, los oficiales del ejército británico se llevaron a casa algunos de estos canes, cuyas características como perros de caza en las duras condiciones de las montañas afganas, habían llamado su atención.

Esta raza llegó a Inglaterra en 1920 y no tardó en triunfar, siendo reconocida por el club británico Kennel tan sólo seis años después.

Debido a la variedad de animales y a la diversidad geográfcia, los rasgos del Lebrel Afgano no se vieron mermados con el paso del tiempo. El hombre se benefició de la fuerza y velocidad de estos para derribar presas, además, de su tremenda resistencia para mantener una persecución extenuante.

En Europa, el Lebrel Afgano ha mantenido su actividad natural como perro pastor y de caza, tarea que ya hacía en su tierra de origen. Gracias a su aspecto elegante; agilidad y velocidad, se ha convertido también en un expléndido perro de compañía.

  FOTOS:



  ASPECTO GENERAL:

El Lebrel Afgano impresiona con su fuerza y nobleza, la expresión oriental es característica de esta raza.

La cabeza presenta el cráneo largo y no muy estrecho, con el occipital prominente, el hocico largo, los maxilares limpios y el stop ligero.

Sus ojos son preferentemente oscuros, casi triangulares y ligeramente oblicuos en sentido ascendente. Las orejas están insertadas altas, en posición bien retrasada y el animal las lleva pegadas contra la cabeza. Las extremidades son rectas y con buena osamenta.

Su cola se inserta baja, forma un anillo en la punta, y está adornada con unas curiosas mechas. En movimiento el animal la lleva alzada.

Su pelo es largo y fino en los costados, las extremidades y los flancos. En los perros mayores es corto y denso en la zona de los hombros y de los riñones. En la cabeza es largo a partir de la frente, y forma un largo mechón sedoso.

Su capa puede ser leonada en todos los tonos, hasta los marfileños; con o sin máscara negra. Su manto prácticamente puede ser de cualquier color.