Kuvasz

Kuvasz | Hungría | Perros de pastor

TAMAÑO GIGANTE: machos de 71 a 76 cm. | hembras de 66 a 70 cm.

PESO: machos de 48 a 62 kg. | hembras de 37 a 50 kg.

ESPERANZA DE VIDA: de 10 a 12 años.


  TEMPERAMENTO:

El Kuvasz es valiente y nada miedoso. Defenderá aun a riesgo de su propia vida a aquellas personas y propiedades cuya defensa y custodia se le hayan encomendado. Él es consciente de su propio valor y un tratamiento incorrecto puede volverlo agresivo. Es fiel, confiable, ama a su dueño y a su territorio. Es agradecido por el amor que se le expresa.

No es nada exigente, su mantenimiento es sencillo e inclusive es capaz de soportar muy malas condiciones climáticas. A parte de sus condiciones heroicas también se le puede utilizar como perro de caza y rastreador ya que es un trabajador infatigable.

  ATRIBUTOS:

ADIESTRABILIDAD:
8.5 / 10
PERRO GUARDIÁN:
10 / 10
INTELIGENCIA:
8 / 10
AMIGO DE LOS GATOS:
8.5 / 10
BUENO CON LOS NIÑOS:
9 / 10

  SALUD Y CUIDADOS ESPECÍFICOS:

A pesar de ser una raza de trabajo generalmente saludable, el Kuvasz tiene predisposición a desarrollar algunas enfermedades caninas hereditarias. Entre las más comunes se encuentran las enfermedades relacionadas con el crecimiento rápido, frecuentes en las razas de perros grandes, como la displasia de cadera y la osteodistrofia hipertrófica.

No es bueno bañar a estos perros con mucha frecuencia porque se eliminaría la protección natural de su pelaje. Sólo es aconsejable bañarlos cuando es realmente necesario. Afortunadamente, el pelaje no necesita cuidados especiales.

Pueden vivir bien en una casa con jardín, pero idealmente son perros de campo, perfectamente adecuados a la vida rural.

HISTORIA:

Se trata de un perro de pastor autóctono húngaro conocido en ese territorio desde la antigüedad. Sus antepasados llegaron con la ocupación de los Magyares en la cuenca de los Cárpatos, ellos utilizaban estos perros para la guardia y defensa de sus rebaños contra los animales de rapiña y de los ladrones.

Dado su instinto cazador fue utilizado, en épocas del rey Matías Corvinus, preferentemente para la caza. A partir del retroceso de los pastoreos, su antigua utilización se ha vuelto más ocasional por lo cual se localizaron primero en las aldeas y más tarde en las ciudades.

  FOTOS:



  ASPECTO GENERAL:

Los Kuvasz son fuertes, de gran talla y muestran un pelaje tupido, ondulado y blanco. Su agradable imagen irradia nobleza y fuerza. Todas las partes están en armonía y las extremidades no son ni demasiado cortas ni demasiado largas. Su esqueleto óseo es poderoso pero no tosco. La musculatura es fuerte y seca y las articulaciones están agudamente perfiladas. Visto de lado el cuerpo forma un rectángulo echado, casi cuadrado. Bien musculado. Figura poderosa, temperamento vivaz y gran agilidad. Su exterior da la impresión de potencia infatigable y eficiente.

La cabeza del Kuvasz tiene una característica forma de cuña en armonía con el cuerpo, es agradable, noble e irradia una fuerza considerable. El Kuvasz puede ser diferenciado de las razas semejantes, esencialmente por la forma de su cabeza. La cabeza del macho es algo más robusta que la de la hembra. El cráneo es ancho y la frente ligeramente marcada.

Sus ojos son algo oblicuos, almendrados, de color marrón oscuro. El borde de los párpados es negro y está firmemente apoyado sobre el globo ocular. Sus orejas son de inserción a mediana altura; desde su inserción hasta un tercio de su largo, son curvadas y separadas y luego caen bien junto a la cabeza. Las orejas tienen forma de “V” con la punta redondeada. En atención, el perro las eleva un poco, nunca totalmente erectas ni torcidas. El cuello es más bien corto que de largo medio y está fuertemente musculado. La nuca es corta.

Su espalda es recta, ancha, bien musculada y firme. Su lomo es corto, la grupa es ligeramente descendente, ricamente musculada, ancha, el pelaje es muy tupido, lo que le da a la grupa un aspecto algo alto. Su pecho es profundo, largo y ligeramente arqueado.

Cuando trota el movimiento es fluido, elástico, con buena cobertura de terreno, dinámico, regular y perseverante. Los codos no se giran ni hacia dentro ni hacia fuera.

La piel es de color gris pizarra y firme. Su pelo es moderadamente duro, ondulado, algo rígido, sin tendencia a enmarañarse. Bajo la capa externa bastante gruesa, se encuentra una lanilla interna vellosa más blanda. La cabeza, las orejas y los pies están recubiertos por un pelo corto de 1-2 cm de largo, tupido y recto.