Galgo Español

Galgo Español

Galgo Español | España | Lebreles

TAMAÑO GRANDE: machos de 62 a 70 cm. | hembras de 60 a 68 cm.

PESO: machos de 25 a 30 kg. | hembras de 20 a 25 kg.

ESPERANZA DE VIDA: de 10 a 12 años.


  TEMPERAMENTO:

El Galgo Español es de temperamento suave y muy apegado a su amo, es considerado como el más afectuoso y efusivo de todos los lebreles.

Su educación debe llevarse a cabo con calma y paciencia dada su timidez.


Aunque puede adaptarse a la vida en un apartamento, porque es tranquilo cuando está en casa, cuando sale a la calle, para él es natural y necesario poder correr. Por ello, es adecuado darle grandes paseos y buscar espacios donde pueda correr con seguridad.

  ATRIBUTOS:

ADIESTRABILIDAD:
7 / 10
ADAPTABILIDAD:
10 / 10
INTELIGENCIA:
7 / 10
AMIGO DE LOS GATOS:
10 / 10
BUENO CON LOS NIÑOS:
10 / 10

  SALUD Y CUIDADOS ESPECÍFICOS:

Son propensos a padecer algunas enfermedades comunes en perros de razas grandes, tales como la torsión gástrica o cáncer de huesos.

Como a otras variedades de lebreles, la ligereza física y la genética depurada siglo a siglo ponen al Galgo Español a salvo de la displasia de cadera que es común en otros perros de la misma talla.

La torsión gástrica es relativamente frecuente en esta raza, por lo que es beneficioso alimentar al Galgo Español adulto mediante varias raciones pequeñas al día, en lugar de una o dos abundantes. Además se debe evitar el ejercicio intenso justo después de la comida.

Es adecuado darle grandes paseos y buscar espacios donde pueda correr con seguridad. En cuanto a su arreglo, basta con mantenerlo limpio con cepillados regulares.

HISTORIA:

Ya en la Antigüedad los romanos conocían este lebrel pero su implantación en España es anterior a esa época. Según algunos expertos, el Galgo sería un descendiente del Sloughi, introducido en España en el siglo IX por los moros. Era un perro apreciado por la nobleza española y empleado sobre todo para la carrera.

A fin de obtener ejemplares más rápidos, se realizaron numerosos cruces con Greyhounds, creándose así una variedad anglo-española.

Cabe destacar, entre las numerosas citas de autores clásicos, aquella del Arcipreste de Hita que dice: "A la liebre que sale, luego, le echa la galga...", demostrando así la principal y ancestral función de la raza.

Debido a sus condiciones tan particulares, España es probablemente el país donde este galgo es utilizado en un mayor número de modalidades cinegéticas y deportivas.

En los últimos años se ha hecho además más corriente el mantenimiento de galgos españoles como animales de compañía. Tienen la consolidada reputación de ser animales nobles, más bien tímidos y que se adaptan bien a la vida en una casa.

Suele sorprender su frecuente tolerancia a compartir el espacio con otras mascotas como gatos y conejos.

  FOTOS:



  ASPECTO GENERAL:

El Galgo Español es un perro lebrel de buen tamaño, eumétrico, subconvexo, sublonguilíneo y dolicocéfalo. De esqueleto compacto, cabeza larga y estrecha, tórax de amplia capacidad, vientre muy retraído, y cola muy larga. Tren trasero bien aplomado y musculado. Pelo fino y corto o duro y semilargo.

Su cabeza se presenta bien proporcionada con el resto del cuerpo, larga, enjuta y seca. Líneas cráneo-faciales divergentes. El conjunto cráneo-hocico visto desde arriba ha de ser muy alargado y uniforme; con hocico largo, estrecho.

Su cráneo es de escasa anchura y perfil subconvexo. La anchura del cráneo no alcanzará la medida de su longitud. El cráneo está recorrido por un surco central bien marcado en sus dos primeros tercios; los senos frontales y la cresta occipital son simplemente marcados.

Sus ojos son pequeños, oblicuos, almendrados; regularmente oscuros, de color avellana. De mirada tranquila, dulce y reservada. Sus parpados son de piel fina y mucosas oscuras. Muy pegados al globo ocular.

Sus orejas son anchas de base, triangulares, carnosas en su primer tercio y más delgadas y finas hacia el final que será en punta redonda. De implantación alta. En atención semi erectas en su primer tercio con las puntas dobladas hacia los laterales. En reposo en rosa, pegadas al cráneo. Ejerciendo tracción llegarán muy próximas a la comisura de ambos labios.

Su cuerpo visto en conjunto es rectangular, fuerte y flexible, dando sensación de fortaleza, agilidad y resistencia. De pecho ampliamente desarrollado, vientre muy recogido.

Su cola discurre pegada entre piernas afinándose progresivamente hasta terminar en punta muy fina. Flexible y muy larga; sobrepasa ampliamente el corvejón. En reposo se presenta caída en forma de hoz con gancho final muy acusado y lateralmente inclinado. Remetida entre piernas con gancho final que casi roza el suelo por delante de los miembros posteriores; es una de las posturas que más tipicidad confieren a la raza.

El movimiento típico es naturalmente el galope. El trote suele ser largo, rasante a tierra, elástico y potente. Sin tendencia a la lateralidad y sin ambladura.

Su pelo es tupido, muy fino, corto, liso; repartido por todo el cuerpo hasta los espacios interdigitales. Ligeramente más largo en la parte posterior de los muslos. La variedad de pelo duro semilargo presenta mayor aspereza y longitud de pelo, que puede ser variable; aunque siempre repartido uniformemente por todo el cuerpo llega a presentar una barba y bigotes en la cara, sobrecejas y tupé en la cabeza.

Sus colores van desde los barcinos y atigrados más o menos oscuros y de buenas pigmentaciones, negros, barquillos oscuros y claros, tostados, canelas, amarillos, rojos, blancos hasta berrendos y pios.