BLOG | VACUNAS PARA PERROS


Vacunas para cachorros, una responsabilidad imprescindible.


Can de palleiro

Una de las responsabilidades más imprescindibles y necesarias en el cuidado de un cachorro es asegurarse de que reciba las vacunas adecuadas en el momento adecuado. En la actualidad existe controversia acerca de si los perros adultos necesitan ciertas vacunas cada año (a excepción de la antirrábica que siempre es necesaria). Pero con los cachorros, las rondas de vacunas son cruciales para su futura salud.

Por ejemplo, si un cachorro contrae el virus parvo, tiene menos de un 20% de posibilidades de recuperarce si no fue vacunado. Por lo tanto, establecer un calendario de vacunación para el cachorro será lo más sensato que una persona puede realizar si es que ama a su compañero canino.

En este artículo mostramos una lista de las vacunas necesarias para la primera ronda de vacunación de cachorros de 2 meses y más consejos que cubrirán otras situaciones. Los veterinarios y las normas locales pueden diferir un poco acerca de los tiempos y las vacunas recomendadas. A fin de utilizar estos consejos como guía, siga las instrucciones de su veterinario.

Las vacunas recomendadas para un cachorro son:

- Vacuna contra Distemper canino o Moquillo.

- Vacuna contra el Parvo Virus.

- Vacuna contra el Corona Virus.

- Vacuna Bordetella para evitar la tos canina.



Muchas de estas vacunas son aplicadas en una sola dosis otras no, dependerá del veterinario y las normas locales. Rara vez hay efectos secundarios a las vacunas, pero hay algunos muy serios que se deben tener en cuenta:

- Hinchazón de la cara, el cuello, la cabeza o el cuerpo.

- Pérdida del conocimiento.

- Convulsiones.

- Urticaria o grandes hinchazones en cualquier parte del cuerpo.

- Dificultad para respirar.

- Desorientación o mala coordinación.

NOTA:

Es importante que el cachorro no tenga contacto con varios perros o gatos desconocidos hasta que tenga su tercera ronda de refuerzos. Por lo menos se le debe mantener alejado de otros caninos durante cinco días después de sus vacunas, ya que se necesita ese tiempo para las vacunas comiencen a trabajar. Haciendo caso omiso de esta regla podría exponer a su cachorro a algo así como al Parvo antes mencionado y tener consecuencias mortales.