BLOG | PICA EN PERROS Y GATOS


¡Eso no se come!


Pica en perros

Así como sucede con los humanos, muchos perros y gatos desarrollan la pica, un trastorno extraño que incita a morder y consumir objetos no alimenticios y que ponen en riesgo la salud. El aparato que resulta más afectado es el digestivo y se presenta con: vómitos, diarrea, heces blandas, cansancio y debilidad, necesitando de un tratamiento médico y especializado. La pica en los perros y gatos es un trastorno psicológico que se presenta a cualquier edad y consiste en la ingesta de objetos y sustancias, sin que exista un carácter alimenticio.

En ocasiones no existe un problema médico previo, aunque en otras si se presenta. Pero sea de cualquiera de las formas, existen soluciones para terminar con este habito y que el animal deje de comer objetos extraños que lo pongan en riesgo.

Si las causas son medicas, entonces se pueden deber a diabetes, a una deficiencia de vitaminas, a posibles parásitos, malnutrición y hasta enfermedades de las tiroides o aumento del apetito.

Se han conocido casos en los que el animal solo quiere llamar la atención de sus amos como respuesta a un castigo o para limpiar el espacio que lo rodea. Siempre se recomienda acudir al veterinario para que evalúe las causas y descarte si se trata de un problema médico o de conducta.

Sea cual sea el caso, el veterinario nos hará un plan de actuación personalizado que nos ayude a dar fin a esta condición.

Los (albergues, protectoras, etc.) entregan a los animales esterilizados, vacunados, identificados y desparasitados, y cobran una cantidad que varía en función de los criterios de cada centro (alrededor de 100 euros). No obstante, el precio siempre será menor que si se compra en un establecimiento autorizado.

Mientras tanto, si es que no podemos acudir con el especialista de inmediato, debemos limitar el acceso al animal de objetos que pueda ingerir. Tampoco debemos dejarlo solo, vigilarlo y tratar de mantenerlo ocupado y distraído para que no recaiga en la misma conducta.

Pica en perros

Una vez que el cachorro crece y madura, si el comportamiento persiste en él, podremos pensar en una problemática con diferentes causas:

-Causas neuropsicológicas: el estrés es la respuesta no específica del cuerpo cuando se ve sometido a cualquier tipo de exigencia. No es necesario una exigencia adversa para que el animal sufra estrés. Cuando él/ella no encuentra respuesta a sus necesidades, no es capaz de vaciar diariamente su vaso instintivo (utilización equilibrada de los comportamientos caninos), entonces optará por dar respuesta a las necesidades internas a través de conductas impropias. Otra de las causas que puede hacer aparecer el estrés es el ambiente que, provocando presión en el animal desde el exterior, lo hace reaccionar normalmente a través de un comportamiento no adecuado.

El aburrimiento es otro de los motivos por el que nuestros animales pueden desarrollar comportamientos extraños o realizarlos de forma inadecuada. Un perro o gato, necesita retos mentales todo los días que desgasten su energía a través del desarrollo cognitivo y lo mantengan en un estado emocional bajo, no sólo durante el descanso, sino también durante los paseos (perros) y equilibrado durante el juego (gatos). Es fundamental crear en su cabeza una estructura que pueda seguir y, además, entender porque así conseguiremos que nuestro perro sea más seguro ya que sabe que esta realizando exactamente lo que le pedimos.

Cuando la causa del comportamiento de pica es neuropsicológica, la forma de afrontar el problema es a través de la estimulación mental del animal: ejercicios de obediencia básica, de búsqueda (todas las razas tienen olfato suficiente para este tipo de ejercicios), ejercicio controlado (juegos con pautas), además de los paseos diarios. Fundamentalmente todo esto busca unir al propietario y su perro o gato, vincularlos de forma adecuada y que cuente para el perro. La interacción durante los paseos y el juego es fundamental para crear cohesión en el grupo-manada.

-Causas fisiológicas: estas suelen venir derivadas de la falta de sales minerales, vitaminas o aporte proteínico que, por algún motivo, el animal no asimila a través de su alimentación diaria. Por lo tanto, la composición del alimento será un punto a tener en cuenta a la hora de decidir cuál he de comprar.

Cuando un animal opta por un comportamiento de pica por motivos de una merma en el aporte alimentario, se vuelve compulsivo a la hora de buscar porquerías en el suelo, ingerirá heces recién depositadas de las que detectar los nutrientes que no han sido asimilados en la digestión.

En la búsqueda de la causalidad de un problema de pica siempre es aconsejable la visita al veterinario, para determinar y descartar en este caso un problema fisiológico.

Es necesario que sepamos que ciertos comportamientos, como el de pica, pueden fijarse en el animal de forma estereotipada, lo que traerá un problema al especialista para la modificación del mismo. Es necesario ponerse en manos del veterinario o especialista en conducta cuanto antes para que el animal no se "autoconfirme en su comportamiento”.