BLOG | ACTITUD AFECTIVA


Aprendamos de nuestros perros.


Bulldog Francés-2

Los perros adoptan una actitud afectiva y de gran apego hacia el ser humano sin hacer juicios de valor, además pueden ser excelentes guías. Son lúdicos, afectivos, juguetones y están a nuestro lado fielmente durante toda su vida.

"Los perros tienen afecto y compasión para con sus amigos y familiares animales y humanos. Defienden a quienes aman y sufren por sus pérdidas."

Asimismo, los perros sienten vergüenza cuando cometen errores y tienen celos cuando no se les presta suficiente atención. Son capaces de perdonar cuando una persona u otro animal los trata mal.

Los perros comprenden el concepto del "juego justo." Por ejemplo: los perros grandes se ponen en desventaja cuando juegan con perros pequeños.

El vínculo entre perros y humanos siempre ha sido muy apreciado. Por ejemplo, el finado escritor J. R. Ackerley, autor del libro "Mi Perra Tulip", que se convirtió en una película animada, escribió lo siguiente (estaba hablando de su perra): Ella me ofreció lo que nunca había encontrado en mi relación con los seres humanos: devoción constante, un estado de ánimo siempre dispuesto y un corazón incorruptible.

Los perros hacen que tengamos una vida más sociable, de acuerdo a una investigación realizada por Lisa Wood, instructora de Salud Pública en Australia Occidental.

En tres vecindarios australianos, Lisa estudió la forma de socializar de los propietarios de mascotas, versus las personas que no contaban con ninguna, y encontró que quienes tenían un perro obtuvieron las calificaciones más altas en generación de confianza, en conectarse con sus vecinos y en ayudar a los demás, comparados con las personas que no tenían mascotas.

La conclusión de la investigación realizada por Lisa fue que los perros hacen la vida más amigable.

Vivimos a un ritmo tan acelerado que en nuestra convivencia diaria con nuestros amigos de cuatro patas se nos escapan muchas peculiaridades que nos ayudarían a entender cómo son y qué es lo que necesitan. Si nos tomamos el tiempo que se merecen compartiendo vivencias con ellos, nos sorprenderia lo que podemos aprender.

"Si no hay perros en el cielo, entonces cuando muera quiero ir a donde hayan ido." Will Rogers