Pastor de Bergamasco

Pastor de Bergamasco

Pastor de Bergamasco | Italia | Perros de pastor

TAMAÑO GRANDE: machos de 58 a 62 cm. | hembras de 54 a 58 cm.

PESO: machos de 32 a 38 kg. | hembras de 26 a 32 kg.

ESPERANZA DE VIDA: de 13 a 15 años.


  TEMPERAMENTO:

El Pastor de Bergamasco es un gran vigilante gracias a su poder de concentración y equilibrio psicológico. Su facultad de aprendizaje y de determinación, combinada con su moderación y paciencia hacen de él un excelente perro guardián y de compañía, apto para los usos más diversos. Establece, además una estrecha relación con el hombre.


El Pastor de Bergamasco, básicamente se ha utilizado para conducir y cuidar los rebaños, aunque la policía italiana también lo empleó como rastreador y como perro de salvamento.

  ATRIBUTOS:

ADIESTRABILIDAD:
9 / 10
PERRO GUARDIÁN:
9 / 10
INTELIGENCIA:
8 / 10
AMIGO DE LOS GATOS:
8 / 10
BUENO CON LOS NIÑOS:
9 / 10

  SALUD Y CUIDADOS ESPECÍFICOS:

Esta raza es muy saludable; no se han registrado enfermedades hereditarias comunes en la raza.

Estos perros necesitan practicar ejercicio de forma continuada y no son aptos para vivir en interior.

A diferencia de otras razas de perros, el bergamasco prácticamente no necesita cuidados en su pelo. Los mechones se forman naturalmente, aunque ocasionalmente hay que separarlos manualmente. Especialmente los perros que viven en el exterior, deben recibir baños con muy poca frecuencia.

HISTORIA:

Esta antigua raza de cuidadores de rebaños se dispersó por toda la región de los Alpes italianos; el número de estos perros era particularmente considerable en los valles bergamascos, en donde la crianza de ovejas estaba muy desarrollada.

Los ascendentes del Pastor de Bergamasco conocido, llegaron a Italia a raíz de las poblaciones migratorias; con el paso de los siglos esta raza apenas sufrió cambios. En un principio el Pastor de Bergamasco fue utilizado como perro guardián; sin embargo, con la llegada de la agricultura a gran escala los rebaños tenían que ser transportados.

En consecuencia a las necesidades de los pastores, el Bergamasco evolucionó para convertirse en un excelente perro de pastoreo. Su notable inteligencia y coraje como conductor y protector de rebaños fueron suficientes para que el hombre no se sintiera digno de modificar la raza para mejorar sus actuaciones, se puede decir sin atrevimientos que ésta raza de perros de pastor se hizo a sí misma.

La conservación de la raza a través de los siglos se ha convertido en la mejor garantía de sus cualidades. Sin embargo después de la segunda guerra mundial, la expansión industrial y el desarollo del turismo provocaron grandes cambios económicos en el valle del Po. Los rebaños con sus perros fueron inevitablemente afectados por este proceso de modernización, lo que condujo a su extinción parcial.

Gracias a los esfuerzos de un número reducido de criadores entusiastas, ha sido posible, después de un largo período de declive restaurar la coherencia y homogeneidad de esta raza italiana. En las últimas décadas el interés generalizado por el Bergamasco finalmente ha resurgido, dando lugar a pequeñas organizaciones de simpatizantes tanto en Europa como en Estados Unidos.

El club de raza de perros de pastor de Bergamasco de América fue fundado en 1995, siendo importados los primeros perros de pastor de Bergamasco por la doctora Maria Andreoli. En la actualidad, éste club de raza está compuesto por varios criadores y expertos que trabajan juntos para sostener y desarrollar a la raza, teniendo en consideración el tipo, el temperamento y la diversidad genética adecuada.

  FOTOS:



  ASPECTO GENERAL:

El Pastor Bergamasco es un perro de aspecto rústico, con un pelaje abundante sobre todo en el cuerpo, fuerte, pero bien proporcionado. Su aspecto general es el de un perro cuyo cuerpo tiende a ser un cuadrado. Es armónico, tanto por la dimensión (heterometría = relaciones normales entre el tamaño y las diferentes partes del cuerpo), como por los perfiles (aloidismo = concordancia entre los perfiles de cabeza y cuerpo).

La longitud del hocico es igual a la longitud del cráneo. En su conjunto paralelepipédico la cabeza parece grande. La piel no es gruesa, sino bien aplicada a los tejidos subyacentes, y sin formar arrugas. El cráneo es ancho y ligeramente convexo entre las orejas, es también ancho y redondeado en la región de la frente. Los ejes longitudinales superiores del cráneo y del hocico son paralelos.

Sus ojos son grandes; el iris es de un color marrón más bien oscuro, de acuerdo al color del pelaje. Están situados casi sobre un mismo plano frontal. Su expresión es dulce, apacible y atenta. Las orejas son de inserción alta; son semi-caídas, es decir, que sólo los tercios terminales hasta la punta redondeada son caídas. Cuando el perro está atento la oreja se levanta ligeramente en la base. Su forma es triangular.

Su cuello es un poco más corto que la cabeza; en efecto, en extensión no sobrepasa el 80% de la longitud de la cabeza.

Su cola tiene forma de sable y está situado en el tercio posterior de la grupa, es gruesa y fuerte en la base y va disminuyendo progresivamente hasta su extremo. Está cubierta de pelo de cabra y es ligeramente ondulado.

Gracias a su conformación, el Pastor de Bergamasco puede pasar fácilmente del trote al galope corriente, movimiento que es capaz de mantener por bastante tiempo.

Su piel suele ser fina en todo el cuerpo, pero sobre todo en las orejas y en las extremidades anteriores. Su manto es muy abundante, largo y de textura diferente según la región. Su textura es áspera (pelo de cabra) particularmente sobre la parte anterior del tronco. Desde la mitad del pecho hacia la parte posterior, y sobre todas las extremidades, el pelo tiende a formar mechones. Sobre la cabeza el pelo es menos áspero y cubre los ojos. El pelo subyacente es tan corto que no permite ver fácilmente la piel.

El color de su manto puede ser gris uniforme, con manchas grises en todos los tonos posibles, que van desde el gris delicado y moderado, a un tono más claro o más oscuro, hasta llegar al negro.